Ferrán Adrià llora de alegría en El Glop.


Ferrán Adrià llora de alegría en El Glop.

“Tanta cocina molecular, esencia de aire marítimo y piruletas de gazpacho, que mi paladar ha sufrido toda una revolución gustativa con el último descubrimiento gastronómico más agresivo que he sufrido nunca, la cocina de toda la vida” afirmaba el maestro de la vanguardia gastronómica.

El afamado cocinero ha salido de El Glop de Rambla Catalunya con lágrimas en los ojos, se ha arrodillado en el suelo en medio del céntrico paseo de la ciudad condal y ha gritado “¡Gracias señor por recordarme lo que es una sopa!” El personal del restaurante ha salido alarmado detrás de él, pensando que la comida no hubiera sido de su gusto, ya que es comida con apariencia de comida servida en platos que parecen platos, aseguraba uno de los camareros.

El cocinero estrella los ha empezado a abrazar entre sollozos de alegría y algunos gemidos que, si bien no está contrastado, pudieran recordar a expresiones vocales de placer. “¿Dónde está el chef? ¿Dónde está el chef?” El chef, Antonio Aguilera, que no guarda relación alguna con la famosa cantante estadounidense, no hacía más que decirle “pero hombre de dios, cálmese, que le va a dar un yuyu. ¡Si lo único que he hecho es cocinar con agua, aceite y producto fresco en una cocina y no en un Quimicefa!”

“¡Es usted lo más revolucionario que ha pasado en la cocina en este milenio!” no dejaba de gritar Adrià mientras besaba el delantal del chef de la cadena de restauración tradicional catalana. Los trucos del Chef Aguilera, que finalmente ha aceptado desvelar al maestro Adrià, le han dejado casi sin aliento. “Usar ajo, aceite y perejil me parecen unos productos osados y muy atrevidos. Lo más atrevido que he visto nunca después de los calçots” aseveraba. “Ya sólo que el cliente pueda pedir lo que quiere a la carta ¡me parece de ser valientes don Antonio!”

Hay 1 comentario

Add yours